Llegó!!!! Y ahora qué?

 

Cuántas veces nos habremos hecho esta pregunta ante la llegada de nuestro nuevo integrante a la familia.  ¿Es una experiencia llena de preguntas, muchas veces sin respuesta, situaciones comunes como “En casa ya tenemos a nuestra perrita Maya, pero ha llegado Milo, nuestro gatico, ¿y ahora qué?”

 

Bien, lo importante es poder identificar todos los momentos de esta situación, que van desde la toma de decisión del nuevo integrante hasta el desenlace de este carrusel de emociones que implica ampliar nuestra familia.

Identificar estos momentos, nos puede permitir un poco más de claridad (tal vez no certezas) y tranquilidad en el proceso de adaptación de la familia humana y de nuestras mascotas al conocimiento y re-conocimiento del otro, del “nuevo”.

 

El antes…

Para tomar esta decisión, es importante sentirnos seguros del paso a dar, no sólo por el amor y la responsabilidad que conlleva un nuevo integrante, sino porque necesitamos de tiempo y dedicación para su acogida en el hogar.  Tal vez es importante reconocer las actitudes de nuestra mascota primera, sea perro o gato, ya que, no se vive de igual manera, existen muchas experiencias recogidas que nos indican que cuando el gato ya habita la casa, éste tiende a ser más territorial para recibir otra mascota, que cuando sucede al contrario.  En todo caso, identificar patrones de su comportamiento frente al “otro” que llega a “su espacio” es importante para anticipar la llegada del nuevo miembro de la familia.

 

La llegada….

Ha llegado!, es importante respetar los espacios de nuestra mascota primera, pero también adecuar un lugar para recibir a nuestra nueva mascota, ya que se trata de acoger y permitir el acercamiento y reconocimiento del otro.  En este sentido, es importante también reconocer nuestras emociones en todo este proceso, ya que bastantes testimonios conducen a que los temores de la familia humana generan ambiente de tensión que no favorece el recibimiento de la nueva mascota y mucho menos, su adaptación.  Es esencial poder asumir este maravilloso reto con mucha tranquilidad pero sobre todo, con paciencia.

 

En este sentido, se considera que no hay fórmulas mágicas ni recetarios, pero sí aspectos básicos que podemos tener en cuenta en dicho momento tales como por ejemplo:

  1. Evitar la entrada de nuestra nueva mascota de manera intempestiva en los espacios frecuentes de la mascota primera, esto porque hay cierta territorialidad que poco a poco cederá y será compartida pero no sucede de inmediato.
  2. Permitir el reconocimiento entre las mascotas por medio del olfato entre ellas.
  3. Mantener la calma frente a situaciones de pequeñas agresiones que puede haber entre ellas, en ocasiones es más frecuente de parte del gato hacia el perro, si el gato es la mascota primaria. 
  4. Poco a poco, ampliar espacios del hogar que sean compartidos entre las mascotas y que generen confianza para la mascota que llega al hogar, pero es importante no relegar el espacio y el juego con nuestra mascota primaria para evitar la sensación de desplazamiento.

 

Con aspectos básicos como los anteriores, rápidamente veremos a nuestras mascotas como un par de hermanos compartiendo sus espacios en casa y también viviendo sus individualidades cómodamente, y este es el momento del desenlace de esta historia…

 

El desenlace… 

Una vez nuestras mascotas hayan logrado conocerse y nosotros hemos podido disfrutar el momento, entre tensión y expectativas, entre miedos y jugueteos, es momento de disfrutar aún más el ver cómo se construye esa relación de hermanos entre perros y gatos.

Verlos dormir arrunchados plácidamente, jugar a las escondidas por la casa, acicalarse mutuamente o simplemente verlos echados a nuestro lado, es una bonita experiencia que sin duda alguna podemos permitirnos experimentar y de la que seguramente aprenderemos mucho ya que las personalidades de cada mascota son únicas y esto hace de esta experiencia un adorable reto, el reto de ver crecer nuestra familia!

 

Por último, es importante aclarar que lo anterior no se constituye en un manual para recibir a nuestro nuevo integrante en la familia, pero sí es producto de experiencias reales que no sólo viví yo, sino que pude recoger de amigxs que se han decidido a agrandar la familia con una nueva mascota.  Tengamos perros o gatos en casa previamente y recibir nuevas mascotas siempre implicará nuevos desafíos, lo importante siempre es reconocernos como líder de la manada y contar con toda la mejor actitud, el amor y la disposición para su recibimiento y acogida no solo nuestra sino por parte de nuestras mascotas primarias, y armarnos de paciencia que el proceso va fluyendo solo y a sus propios ritmos, veremos que al final las experiencias con ellos en casa, serán una bonita recompensa.  

 

Escrito por

Beatriz Grisales Herrera

Socióloga Pet Lover

Related posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *